sábado, 6 de septiembre de 2008

El círculo Polar



Otto ha llegado sin avisar entrando esta noche en mis sueños. Había olvidado lo mucho que me gustaba tocarle la carita mientras estábamos tumbados en la cama. Mis dedos le dibujaban las cejas, le cerraban los ojos, delimitaban su nariz, subrayaban sus labios para terminar enredándose entre su barba (me encantaba tocarle la barba y la cabeza).

Otto es mi pequeño, mi cosita, mi ser humano preferido. Hablo en presente porque acabo de darme cuenta de que lo sigo sintiendo así. Es difícil olvidarse de una especie en extinción cuando uno mismo se siente hecho de esa pasta.


Otto es mi locura, mi libertad, mi individualidad. De estas cosas uno se da cuenta viendo las situaciones con perspectiva; desde el tiempo y la distancia. Y es cuando uno aprende a ser uno mismo sin esperar, sin juzgar, sin exigir. Queriendo mantener su parcela de intimidad al mismo tiempo que respeta la parcela del otro. Aprende a vivir una relación desde un compartir, desde el amor.


Y uno aprende de los errores cometidos. Aprende a dar oxígeno. A disfrutar del silencio. A sentir amor incondicional. A fomentar el desarrollo personal del otro. A no hablar cuando no es necesario. A saborear lo que te ofrecen sin esperar más. A dar abrazos. A hablar callados. A compartir los sueños.


Otto es mi círculo polar. Da igual dónde esté, ni cómo, ni con quién... Nuestras energías se encuentran más allá de todo lo físico, terrenal y material. Somos seres humanos auténticos y los sabemos. Quizá eso fue lo que hizo que al unirse nuestras energías se crearan polvitos de magia a nuestro alrededor. Nuestras energías hicieron música. Y eso pasa con muy pocas personas en la vida.


Otto y Ana saben que nunca encontrarán a una persona igual. Siempre faltará algo. Siempre recordarán algún momento. Siempre soñarán con el estilo de vida que compartían. Siempre que escuchen a Quique guardar dos tickets
pensarán que aún es posible sin causar dolor a nadie...aunque se olviden. Siempre soñarán encontrarse cuando ambos hayan aprendido su lección para poder compartir ese círculo polar...

Otto, aunque tu no lo sepas, he pasado la noche contigo...





Suena Aunque tu no lo sepas (Quique González)


9 comentarios:

ALMAYCIUDAD dijo...

Sin palabras... acabo de levantarme y fui a dar con tu post, genial. Hoy será un gran día (aunque ya sean las 15 h.)

Abrazos.

ELRAYAn dijo...

hoy has descubierto una de esas canciones de tu vida.

Casualidad???

No lo se, pasabas por aquí y te la mostré.

Como todas las cosas nuevas que puedes ir encontrando por el camino no trazado en el que TODOS estamos.

Solo hay que estar en los sitios para que pasen las cosas.

Como en Córdoba XD.

Solo un estribillo puede marcar el inicio de una nueva era, y lo que interesa es que alguien SEPA que está en tu compañía. Eso es lo bonito.

Yo pienso aprovecharla muy bien.


:*******************

Marulandia dijo...

Amo esa cancion... y adoro esa peli!!!

Anónimo dijo...

vale? aun no asimilo lo que acabo de leer. ¡me encanta!, a partir de hoy intentaré leer todas tus actualizaciones.

estas hecha toda una genteta.

FrAn dijo...

Esa película: "Los amantes del círculo Polar" me encanta. Y lo que tu has escrito en estos momentos me embulle de una energía que hace tiempo necesitaba. La energía de ese Otto y esa Ana que se quieren hasta el fin del mundo.

Un saludo

Anónimo dijo...

Verás, aunque tú no lo sepas, yo creo que en algún lugar del mundo hay alguien pensando en mí; eso me gusta, me acompaña, me consuela...
Yo también pienso en gente con la que comparto diferentes "círculos" de mi existencia: familia, amigos, conocidos, recuerdos...
Hay mucha gente a la que quiero, pero sí, siempre hay UNA persona con la que crees compartir algo más allá del tiempo y el espacio, la que te hace sentir una princesa y que la magia está en el ambiente.
Ojalá todos encontremos a ese ser humano preferido.

Anónimo dijo...

ALGUIEN

Alguien esta pensando en mí
Lejos en la noche,
lo siento desde aquí.
Alguien que sabe dónde estoy
Conoce mis secretos
y conoce como soy.
Detrás del horizonte,
mucho mas allá del mar.
En un lugar que no sospecho alguien puede estar.
Y cuando un beso sabe triste
casi a soledad.
El mundo se me acaba
y él lo vuelve a comenzar.

Alguien está pensando en mí.
Alguien que me quiere.
Tal vez alguien ahora, aquí.

No se cómo se llama,
yo no se dónde estará.
Es una estrella que no brilla
y es la claridad.
Y cuando el tiempo pasa lento.
Yo no se porqué.
El sabe hacer soplar al viento
y puede más que él.

Alguien está pensando en mí
Alguien que me quiere.
Tal vez alguien? ahora?..aquí

Para ti
Abel

Marulandia dijo...

Releyendo tu post hay un no se que con esa cancion que me puse a escribir de ella en estos dias... se que él piensa en mi aunque el no lo sepa las casualidades llegan ... esa pelicula el momento todo!

7 dijo...

otto
ana

amantes del circulo polar...?

puede ser

una gran serendipity...

puede ser

el mar

ellos ...

allí...

aquí...

abraxos